Catalina Valencia
Foto: Idartes

La Noche de los Museos y la importancia del centro

Una nueva versión de la Noche de los Museos tuvo lugar la semana pasada en Bogotá. Estas jornadas, cuyo propósito es activar la vivencia nocturna del centro de la ciudad, conectando a las y los bogotanos con un escenario y un contexto fuera de lo común, son una oportunidad maravillosa para reflexionar sobre el valor que damos a nuestro patrimonio cultural, y sobre todas las posibilidades de interpretación de la vida que podemos obtener de él.

Los museos son espacios magníficos para pensar el pasado, el presente y el futuro. En su función de archivos, sirven como resguardo de las historias que nos han convertido en quienes somos, de los pasos que han conducido nuestro camino hasta la configuración de la sociedad actual. En su función de ágora, de plaza pública, los museos permiten a artistas diversos dar cuenta de su visión del mundo, llenando así las salas con múltiples perspectivas que enriquecen la mirada de quienes los visitan. En su función de pronóstico, las conversaciones que suscitan los museos pueden dar pistas de los temas y las palabras que serán esenciales para la construcción del mañana que queremos habitar juntos.

Durante esta Noche de los Museos, miles de ciudadanos experimentaron, de una forma que quizás no lo habían hecho antes, esa cercanía con los objetos, las obras y los discursos que hemos venido construyendo colectivamente. Ya fuera en un plan solitario o en una salida familiar o de amigos, este horario nocturno seguro se convirtió en la excusa que alguien necesitaba para pasar por exposiciones que no había visto y para vivir algo que por todas sus características seguro fue digno de quedar guardado en un lugar especial de la memoria.

El centro de nuestra ciudad, que es patrimonio de todos y todas, se enriquece cada vez que algo así ocurre. Porque la experiencia del patrimonio tiene sentido si esa memoria colectiva y ciudadana entra en contacto con nuestras memorias personales, si nuestra historia entra en contacto con nuestra historia. La Noche de los Museos permite eso, y es una de las iniciativas de las que podemos sentirnos orgullosos pues dinamiza la economía, hace transversal la cultura a la experiencia de la ciudad, y enriquece a la ciudadanía desde el arte y el patrimonio.

Que otras noches como esta nos sigan reuniendo, y que en cada oportunidad sumemos a la historia que escribimos colectivamente.

Feliz semana.

Catalina Valencia Tobón
Secretaria de Cultura, Recreación y Deporte

Visita nuestras redes sociales para estar al tanto de noticias y convocatorias.