strict warning: Only variables should be passed by reference in /home/culturar/public_html/portal/modules/google_cse/google_cse.module on line 236.


5487

Diviértete en el Teatro El Parque

Modificado el jueves 11 de abr de 2013

En Bogotá, hay un cerro,
En el cerro hay un bosque
En el bosque hay un Parque
En el Parque hay un Teatro.

Los bogotanitos, junto a sus familiares, podrán disfrutar de la divertida programación del Teatro El Parque. Los sábados y domingos a partir de las 3 p.m. El valor de las entradas es de $2.000 para niñas y niños (menores de 12 años) y de $5.000 para adultos.

Los niños, niñas y jóvenes de la ciudad tienen ahora un segundo hogar, ubicado en el corazón del Parque Nacional Olaya Herrera. Es una casa blanca y de pequeña escala, rodeada del verde bosque que recubre el más grande pulmón capitalino: de su interior, cada semana, emergerán historias de marionetas, y actuarán hábiles grupos de bailarines.

Se trata del Teatro El Parque, un proyecto de la Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte y el Instituto Distrital de las Artes que, abrió de nuevo sus puertas, con programación permanente todos los fines de semana, dirigida principalmente al público infantil, en el marco de AIPI, Programa de Atención Integral a la Primera Infancia de la Alcaldía Mayor.

El Teatro El Parque abrió de nuevo sus puertas, el pasado domingo 5 de agosto, en el marco del cumpleaños 474 de la ciudad, como escenario para la integración del arte, la cultura y el deporte en la educación.

Para la Alcaldía Mayor de Bogotá, esta es una oportunidad de recuperar un espacio para las artes vivas de la ciudad, y de entregarle a las niñas y los niños un escenario con programación ideal para abrir su imaginación y mejorar su calidad de vida.

¿Dónde y cuándo?
Teatro El Parque, Parque Nacional (Cr 5 N° 36-05)
Todos los Sábados y domingos

Horario funciones: 3:00 p.m.
Valor: niñas y niños (menores de 12 años) $2.000; adultos $5.000

Informes: 3795750. Ext 200 Contacto:  gina.jaimes@idartes.gov.co

Vea galería de imágenes

 


Reseña histórica Teatro El Parque*

El Teatro Infantil del Parque Nacional Olaya Herrera fue proyectado por el arquitecto Carlos Martínez Jiménez en 1935, como parte de los equipamientos del moderno parque metropolitano inaugurado en 1933.

De corte racionalisa, precursor del ingreso del Movimiento Moderno al país, esta edificación de pequeña escala fue diseñada como escenario especializado en teatro de muñecos para público infantil y popular y contaba con una biblioteca para niños. Finalizado en 1936, durante su existencia el teatro ha sido conocido con diferentes denominaciones, como Teatro Infantil del Parque Nacional, Teatro del Parque, Teatro El Parque, Teatro de marionetas del Parque Nacional, Teatro Cultural del Parque Nacional.

 Durante sus primeros años fue dirigido por artistas de las marionetas y de los títeres, como Antonio Angulo Gutiérrez, decano de las marionetas y director entre 1936 y 1951; posteriormente el edificio estuvo por un tiempo desocupado, hasta que Gabriela Samper, entre 1961 y 1963, lo recuperó y realizó algunas mejoras en su interior con el fin de ampliar el área disponible para la interpretación teatral, además de implementar el "Taller del Teatro", como un espacio de formación.

Posteriormente lo condujo Julia Rodríguez, pionera del teatro moderno de muñecos en Colombia por introducir las técnicas del muñeco de varillas, durante un periodo de dos años, y luego el teatro fue nuevamente abandonado. En 1968 Yolanda Pulecio, esposa del entonces ministro de educación Gabriel Betancourt, jefe de la institución responsable del parque por esos años, recogió a los niños habitantes de la calle y los llevó al Teatro El Parque , en donde les ofreció leche y pan mientras duraba la visita del Papa Paulo VI. Para ese momento el teatro estaba en condiciones lamentables por su abandono.

Entretanto, los atesorados muñecos de marionetas- más de 3 mil muñecos elaborados con diferentes materiales- sufrieron los embates del tiempo y de la incuria, siendo incinerados paradójicamente en la Plaza de Mercado de Paloquemao, otros enviados a depósitos y otros desechados como basura. Posterior a este desatino social, asumió la dirección el titiritero santandereano Príncipe Espinosa, quien entre 1968 y 1970 lo recuperó nuevamente.

Para 1970 asumió la dirección Beatríz Caballero, hermana del pintor Luis Caballero e hija del escritor Eduardo Caballero Calderón, quien lo administró entre 1970 y 1976, tiempo durante el cual este escenario tomó una extraordinaria importancia en el sector teatral, por ser un espacio en el que se promocionaba el teatro de muñecos a través de la conformación  de la primera Escuela de Títeres. Así mismo durante este periodo se celebraron allí los dos primeros festivales nacionales de títeres, que como feliz consecuencia consolidaron nuevamente el teatro hacia el  público infantil.

En este Teatro nacieron o se desarrollaron diversos grupos de cámara, de títeres y de marionetas, además de haber sido un lugar de trabajo y encuentro. Por él pasaron en sus inicios grupos como el Teatro Taller de Colombia, Biombo Latino y sus diferentes vertientes artísticas, Texco, Latonicalatero, Teatro del Daza Dangong, la músiac del grupo Yaki Kandru, asi como los grupos La Mama, La Candelaria, el TPB, El local e inclusive el TEC ( Teatro Experimental de Cali), quienes conocieron los secretos de los titiriteros y marionetistas como Angel Alberto Moreno y su esposa Sofía de Moreno, José Antonio Muñoz "Muñocito" y Ernesto Aronna Solano.

Luego del trabajo del conjunto de artistas, entregados al arte de las marionetas, el Teatro El Parque, ya en los ochenta, formó parte de Colcultura como una dependencia artística y amplió su oferta cultural, haciendo perder en parte su esencia como teatro para niños, hasta finales de los noventa, cuando, bajo la dirección de Adelaida Nieto, se sometió al teatro a un proceso de restauración ( llevado a cabo por el Ingeniero Gonzalo Durán ), mediante el cual este recuperó su importancia, fortalecida por la declaratoria como Monumento Nacional en 1995.

El Teatro con capacidad para 170 espectadores, fue administrado por el Instituto Distrital de Recreación y Deporte y después de dos años de cierre, fue restaurado por el Instituto Distrital de las Artes, entidad adscrita a la Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte, recuperando su vocación de Teatro para Niños y Niñas. 

*Tomado del Libro Teatros de Bogotá (Orquesta Filarmónica de Bogotá)

Publicado el lunes 30 de jul de 2012