Floreciendo la lectura del territorio

Foto: SCRD

Andrés Zarate, Ana Carolina Gil, Eva Julieta Montero, Jorge Jurado

Finsuca Imza

Kennedy

Floreciendo la lectura en el territorio  es un proyecto liderado por Andrés Zarate, Ana Carolina Gil, Eva Julieta Montero y Jorge Jurado, miembros activos de  Finsuca Imza, la red de espacios comunitarios de lectura en Kennedy.  El proyecto se propone el fortalecimiento de los procesos de promoción de lectura de tipo comunitario y  tiene un nombre metafórico que evoca siembra, cultivo, riego, semillero, hasta el deseo de ver florecer la lectura entre los habitantes de la localidad de Kennedy.

Con esta iniciativa, los líderes de Finsuca Imza buscan que los habitantes de Kennedy puedan  acceder a la cultura escrita a través de los libros, la lectura y la escritura. Se proponen además, reconocer y fortalecer la memoria local como parte esencial de las prácticas sociales y culturales y consolidar los espacios de lectura como escenarios de encuentro y participación de toda la comunidad.

Quizás uno de los aspectos más interesantes de este proyecto es la estrategia de movilización comunitaria que han creado para lograr sus objetivos. Diseñaron una etapa de preparación y convocatoria; un mapeo literario sobre los espacios de influencia de las bibliotecas; un Semillero de Formación de Mediadores Locales de Lectura quienes ya han realizado práctica del proyecto creado por ellos. También han realizado un Concurso de Escritura titulado Narrativas Locales y Memorias Vivas y han hecho una Toma Literaria como evento comunitario para la socialización de experiencias.

Hasta el momento los líderes del proyecto han aplicado cerca de cien encuestas para conocer los gustos y saberes literarios de los lectores, lo que en lenguaje técnico se llama mapeo literario y que dentro del espíritu del proyecto es una  imagen poderosa que se suma a la lectura del territorio. Otra metáfora que nutre la siembra es el Semillero de mediadores.  Ya el semillero ha logrado realizar varia sesiones y cuenta con un grupo sólido de líderes comunitarios y representantes de espacios de lectura.

Pero ellos no se conforman con promover la lectura.  La escritura también es protagonista en esta aventura. Por eso han organizado un concurso de escritura, divulgado por redes sociales.

Toda esta dinámica cultural no ha sido en vano.  Floreciendo la lectura en el territorio fue uno de los proyectos ganadores de las becas de la Secretaría de Cultura   y no es gratuito que haga parte del Banco de Buenas Prácticas.  Para sus integrantes es importante que se creen cada vez más espacios de participación en torno a la lectura y la escritura y se hagan visibles. Transformar estos espacios comunitarios en espacios vivos, en espacios de convivencia que aporten al fortalecimiento del tejido social, es uno de los motivos que dio origen a esta experiencia. De igual manera vieron necesario integrar y diversificar a los agentes y mediadores culturales en las iniciativas comunitarias del territorio  de influencia.

El proyecto ha tenido muy buena acogida por parte de los diferentes sectores de la localidad.

Publicado el Lun, 12/04/2017 - 08:28