Festival de arte y cine ‘queer’ en Bogotá

Foto: SCRD

A partir de este jueves 2 de noviembre se realiza en la ciudad una nueva edición del festival internacional de arte y cine queer Kuir Bogotá

Este evento, que busca abrir una puerta al universo queer desde la creación artística, a través del cruce de diferentes miradas, cuenta con el apoyo de la Alcaldía Mayor de Bogotá, por intermedio del Centro integral para la diversidad sexual y de género Caids-Teusaquillo, el Instituto Distrital de las Artes (Idartes), la Galería Santa Fe, la Cinemateca Distrital y la Fundación Gilberto Alzate Avendaño.

Como acto de apertura del Festival, que se extenderá hasta el 24 de este mes, se inaugurará, en la sala de exposiciones de la Fundación Gilberto Alzate Avendaño, la muestra Queer Archives Institute Bogotá, en la que participa Karol Radziszewski con su trabajo QAI. Este artista polaco ha realizado una investigación sobre archivos queer en Europa Central y del Este en tiempos del régimen socialista. Este trabajo ha sido expuesto en países como Alemania, Brasil, Croacia, Francia, Inglaterra y Ucrania, entre otros

El término queer, que en español se podría traducir como “raro en apariencia y carácter”, se ha adoptado, desprendiéndole la etiqueta humillante que se usa para discriminar, transformándolo en aceptación y empoderamiento. En diferentes latitudes y desde ámbitos académicos, artísticos, militantes, políticos e incluso científicos, lo queer se ha erigido como un bastión de resistencia desde el cual contestar las lógicas y narrativas dominantes, concediendo un espacio de visibilidad, reivindicación y construcción comunitaria a los grandes segmentos poblacionales excluidos de la matriz de lo socialmente admisible.

El Kuir Bog Fest es también un espacio para pensar, crear y participar activamente en torno a la construcción social desde la mirada queer. En un escenario como el que vivimos a diario, donde lo inaudito parece normal, resulta indispensable replantear los paradigmas de normalidad que han definido los grandes monopolios de poder (económico, religioso, político y mediático) de acuerdo a sus intereses y para perpetuar sus privilegios. El instrumento con el que han venido logrando buena parte de su propósito es la vergüenza. Hacer sentir vergüenza al que es diferente, al que no encaja, al que no luce como todos, al que tiene gustos diferentes, en lo sexual, afectivo, religioso e ideológico. Las vidas de muchos se convierten entonces en una batalla por pertenecer a una sociedad en cuyos ideales ni siquiera creen y de cuyos postulados no participan.

 

Publicado el Mar, 10/31/2017 - 12:44